Curso de Psicología para el alto rendimiento deportivo

curso deporte Curso de Psicología para el alto rendimiento deportivo

Pulsar la imagen para ver el contenido del programa.

La disciplina física es un elemento fundamental desde el punto de vista educativo y moral. Estos aspectos están íntimamente relacionados con la dimensión psicológica, ya que toda disciplina deportiva repercute directamente sobre el desarrollo de la voluntad y el carácter. La voluntad y el carácter son potencias psicológicas básicas y decisivas para alcanzar el éxito y la satisfacción en los diversos aspectos de la vida. El alto rendimiento deportivo requiere la utilización superior de las capacidades de nuestro organismo y la movilización de altos niveles de energía. Para llegar a estos niveles de funcionamiento es necesario no sólo un adecuado apoyo psicológico sino recibir una sólida formación práctica en diversas técnicas de control psicofisiológico. Entre estas están el control respiratorio, la relajación activa, la concentración mental y el dominio de la atención para desarrollar tolerancia al dolor y al sacrificio.

La respiración es la base de toda técnica de autocontrol y manejo del sistema neuromuscular. Existen técnicas de desarrollo respiratorio que pueden llevar al hombre a una capacidad total, en respiración profunda, de 6 litros, y a la mujer de 5 litros, lo que permite superar los 5 cm cúbicos que se respiran por término medio en una respiración normal. Este desarrollo cardiorrespiratorio marca la diferencia en la capacidad y el rendimiento de un deportista. El máximo rendimiento en cualquier tarea que se desarrolle no es posible si no se hace un uso integral de las potencias del sistema nervioso. Esto solamente es posible a través de la integración de los hemisferios cerebrales sincronizada con la ejecución de la tarea en cuestión. La integración de los hemisferios cerebrales activa los centros superiores del cerebro dirigiendo el resto de estructuras del sistema nervioso a la ejecución exitosa del ejercicio. Tal estado psicofisiológico permite el acceso a la frecuencia cerebral de más alto nivel 10,5 Hz Alfa, frecuencia en la que suceden dos cosas extraordinarias: sinergia de la potencia de ambos hemisferios, generación de nueva energía a través de la actividad neuromuscular.